CRUZ & RIVERA LAW OFFICES
  Relaciones Consensuales
 

RELACIONES CONSENSUALES EN P.R. 
Por: Lcda. Vanesa Cruz Rivera

Una encuesta publicada en el Periódico Primera Hora  el 4 de mayo de 2007 sobre la Comunidad de P.R. de 2005 y cuya fuente es el Negociado del Censo de 2005, reflejó que hay un 34% de los hombres y un 28.6% de las mujeres que nunca se han casado. Los divorciados en el 2005 eran el 8.9% varones y en el 13.1%, mujeres. Las viudas en el 2005 eran el 10.4% de la población, y ellos el 2.8%. Dentro de estas cifras hay quienes mantienen una relación consensual, también conocida como concubinato, unión de hecho y/o matrimonio no formalizado. Estas relaciones han ido en aumento aunque algunas de ellas luego se formalizan al contraer matrimonio. No obstante, muchas parejas puertorriqueñas viven la realidad de estar unidos sentimentalmente a una pareja sin estar casados legalmente. En la edición de este mes, discutiremos algunos de los aspectos personales y patrimoniales al mantener una relación consensual o de concubinato. 

Concubinato

El concubinato surge cuando un hombre y una mujer solteros se unen pública y notoriamente a la manera de un matrimonio para hacer vida común bajo el mismo lecho sin la formalidad de contraer matrimonio. Requiere los mismos aspectos personales que tiene el matrimonio formalizado con arreglo a la ley con los que la pareja tiene que cumplir recíprocamente. Son aspectos como el vivir juntos, guardarse fidelidad, socorrerse mutuamente, satisfacer sus necesidades y prestarse alimentos.

 

Ley aplicable

El concubinato se rige por las reglas que establece el Código Civil para la comunidad de bienes en los Artículos 326 al 340, 31 LPRA sec. 1271-1285. Aunque nuestra legislación no regula expresamente la figura del concubinato, ha sido a través de la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Puerto Rico que la misma ha comenzado a ser reglamentada.

 

Participación económica de los concubinos

La participación económica de un compañero consensual sobre los bienes adquiridos se puede probar a base de :

  • Un pacto expreso oral o escrito;
  • Un pacto implícito que se desprende de la relación humana y económica que exista entre las partes.
  • Ejemplos de pactos implícitos entre los concubinos:

·     Utilizar el nombre de ambos en un negocio en común;

·     Cuentas bancarias en común;

·     Coposesión de bienes.

 

  • En ausencia de prueba sobre las aportaciones económicas de cada concubino, se presumirá que las participaciones son iguales. Art. 327 CCPR, 31 LPRA 1272.
  • Las aportaciones a la relación consensual no sólo pueden ser económicas, sino también pueden ser en bienes, trabajo o esfuerzo para el bien común, incluyendo el trabajo en el hogar y el cuidado de los hijos. Véase Domínguez v. E.L.A., 137 DPR 954 (1995).

 

Reglas de la comunidad de bienes aplicables a los concubinos

  • Mientras dure la comunidad, ningún comunero puede tener el control absoluto de los bienes;
  • Las decisiones se toman por mayoría de participaciones.
  • Una vez finalizada la relación concubinaria, cualquiera de ellos podrá pedir que se divida la cosa común. Esto se hará mediante la presentación en el tribunal de una demanda sobre liquidación de comunidad de bienes existente entre los concubinos. La parte demandante tendrá que probar que aunque no estuvo casada legalmente con la otra parte, vivían y se comportaban como un matrimonio. Además se tiene que probar que se aportó bienes, esfuerzo y/o trabajo para producir o aumentar el capital objeto de la reclamación del concubino.

 

Alimentos entre concubinos

  • Mientras esté pendiente el caso de divorcio o posterior a ello, un cónyuge o excónyuge puede solicitar del otro una suma por concepto de alimentos. Esto tiene como fundamento el deber jurídico de prestarse mutuo socorro. Además estará sujeto a que quien lo solicite no cuente con suficientes medios para vivir por lo que se requiere probar la existencia de una necesidad económica. Sin embargo, los concubinos no están incluidos entre las personas obligadas a darse alimentos por lo que no se extiende a éstos la obligación de alimentarse que le aplica a los cónyuges.

 

Contratación y demandas

  • Los concubinos tienen completa libertad para contratar entre sí y para instar acción de daños contra el otro.

 

Recuerda que en nuestra oficina podemos ayudarte. Visítanos en la Ave. Maratón San Blas #78, Frente al Centro Gubernamental de L-V (8-5) y S (9-1). Si deseas puedes escribirnos tus dudas, preguntas y/o sugerencias al P.O. Box 768 Coamo, P.R. 00769 o al correo electrónico: cruzvanesa@yahoo.com.

 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=